“Ni corrupto, ni ladrón”: análisis de discursos de poder detrás de esta frase

4a35f5a4-7e31-436c-94f5-49a686ab9ad9_879_586

Obviamente, no es la primera vez en el mundo que un personaje de la farándula llega al poder, tal y como ocurrió con Jimmy Morales en Guatemala. Lo que sí es que en nuestro país se consolidó la estrategia y no cabe duda de que, en breve, eso podría estar sucediendo en Centro y Suramérica.

Sigue leyendo

Anuncios

29 éxitos “tuiteables” de Tito Monterroso

FOTO 1 WEB

Twitter es una red social que se caracteriza porque la comunicación no debe ser mayor a los 140 caracteres, llamados en español “tuits”. En Guatemala, es ya la novena página en Internet más visitada diariamente. Su popularidad consiste en su facilidad, tanto para comprender la interfase como para leer el contenido.

Medio en broma, pero un poco en serio, supuse que Tito Monterroso (1921-2003) habría sido un buen tuitero, ya que él se caracterizó, entre muchas cosas, por su brevedad. Claro, ésta es sólo una suposición que no podría ser siquiera sospechada, sobre todo porque Twitter fue creado y lanzado hasta 2006, y en Guatemala se popularizó hasta 2009.

Sigue leyendo

Novelas antimineras y antiimperialistas del siglo XX

mineros
A principios del siglo XX, la expansión del capital estadounidense por toda Latinoamérica, provocó una reacción adversa entre los novelistas. En las minas y grandes latifundios (especialmente de bananos y otras frutas) y otros proyectos (como el Canal de Panamá) hizo crear un sentimiento antiimperialista muy temprano, que maduraría hasta después de mediados de la centuria, sobre todo tras los conflictos sociopolíticos en Guatemala, Cuba y Chile.

Tras las novelas de corte regionalista, que surgen como evolución del naturalismo o, en términos más generales, narrativa de la observación, representada por el llamado grupo “Los seis de la fama”, entre 1908 y 1929 (La gloria de don Rodrigo, de Larreta; Los de abajo, de Azuela; El hermano asno, de Barrios; La vorágine, de Rivera; Don Segundo Sombra, de Güiraldes, y Doña Bárbara, de Gallegos), surgió una reacción antiimperialista, con una serie de novelas, que serían el enlace directo entre este sexteto y otras más logradas, como las indigenistas (Huasipungo, de Icaza; El indio, de López y Fuentes, y La serpiente de oro y El mundo es ancho y ajeno, de Ciro Alegría) o la evolución final con el realismo mágico de Miguel Ángel Asturias y de Alejo Carpentier.
Sigue leyendo