Irremediablemente

Chaplin

El ambiente apesta, irremediablemente, a cheque,

y los cobradores lo saben.

El trabajador recibe con angustia el pago;

ya no es ni siquiera puede estar contento por unos minutos

sabiéndose que su billetera rompió la dieta

que hizo por casi un mes.

Al terminar su labor, el trabajador se irá,

irremediablemente,

rumbo al banco para sacar su salario.

 

Si tiene suerte, lo atenderán hoy mismo,

luego de sortear una eterna cola.

Todos sufren por lo mismo en la fila,

pero nadie se compadece por el de adelante,

o por el de atrás.

Solamente alcanza para estar pendiente

de que un cajero se apure y se desocupe

para pasar a recoger un sueldo que

lejos de alegrar, acongoja.

Así, los dueños del mundo nos tienen atados;

ellos pagando para que,

irremediablemente,

de inmediato se los devolvamos

en forma de préstamos, alquileres y deudas por cobrar.

La única diferencia es que por algunos segundos

nos sentimos dueños de nuestro salario.

 

El ambiente apesta, irremediablemente, a cheque.

Y los dueños del mundo lo saben.

Se enojan un poco al pagar,

para que no sospechemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s