Nuestra vida pasa por la planilla del IVA

planilla

Toda nuestra vida pasa cuando haces tu planilla del IVA. Bueno, al menos la vida del año que recién terminó.

Entre el estrés navideño, las fiestas de fin de año y el inicio del trabajo y las clases, poco tiempo queda para reflexionar sinceramente y hacer una evaluación del año. Por eso, esos diez días hábiles que te da la SAT para preparar tu planilla del IVA y enviarla (y que usualmente terminas haciendo el último día y enviándola a pocos minutos antes de la medianoche) te sirve como una verdadera evaluación.

Te das cuenta de tus hábitos de consumo.  O bien, te das cuenta de que ciertamente tienes lugares favoritos para ir a comprar. Y te das cuenta, también, de que debes hacer algo al respecto, como dejar de comer comida chatarra, y empezar a correr, al menos tres kilómetros diarios.

A pesar de que casi siempre estos trámites se hacen con desgano y más corriendo que andando, siempre te causa nostalgia recordar, a través de su factura, algunas cosas que compraste, como los regalos.

Inclusive, solo con ver la fecha en la factura, sin que los números fríos revelen otro detalle, te podrás recordar de lo que compraste en esa ocasión. Y recuerdas los momentos felices que  tuviste, así como los tristes, por ejemplo, viendo esa factura de gastos médicos y medicinas de alguna enfermedad de algún familiar y que te hizo desvelarte y preocuparte, y rezar mucho.

Muchos siempre han evitado estos trámites; y hoy por hoy, en que ya no es obligatorio presentarlo, la mayoría se pierde de esta melancolía que te da por revisar todo tu año pasado a través del análisis de tus facturas: las comidas, las fiestas, los regalos, los funerales, los hijos, el dinero que te estafó el plomero, la electricidad, la fuga del agua, el choque del carro, los cumpleaños, las bodas, en fin, todo lo bueno y lo malo que te pasó el año pasado.

Es un sentimiento extraño, y mientras me apuro para ingresar la mayor cantidad de facturas posibles, me doy cuenta de que la vida no vale nada y que por más que gastes, no pudiste comprar la felicidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s